La batalla entre los sistemas Android y iOS continua, y aunque los usuarios aseguran que “calificar alguno de estos como mejor o peor es el equivalente a escoger entre mamá y papá”, los datos hablan por sí solos. Según un informe elaborado por IDC, los dispositivos Android representaban durante el pasado año algo más del 86% de las unidades distribuidas frente a un 14% de iOS de Apple.

 

¿Existen realmente diferencias determinantes entre Android y iOS?

En lo que a ciberseguridad respecta, cabe destacar que los puntos finales de iOS ejecutan con mayor frecuencia la última versión de su sistema operativo, mientras que Android normalmente se encuentra desactualizado. Según datos obtenidos en el informe de acceso confiable de Dúo 2019 elaborado por nuestro partner CISCO, alrededor del 58% de los dispositivos Android analizados se encontraban en una versión desactualizada en contraposición a iOS que contaba con un 62% de los dispositivos con la última versión del sistema operativo

 

En este sentido, tal y como señala CISCO, “para 2020, adoptamos un enfoque diferente, examinando la probabilidad de que los dispositivos Android y iOS se actualicen después de una actualización de seguridad, parche o nueva versión del sistema operativo. El 1 de junio de 2020, Android lanzó un parche que solucionó varias vulnerabilidades de seguridad de alta gravedad. El mismo día, Apple lanzó iOS 13.5.110, que también solucionó una vulnerabilidad de seguridad grave”. Según sus resultados, iOS cuenta con aproximadamente 3,5 más probabilidades de atender a la aparición de nuevas actualizaciones de seguridad en menos de 30 días.

¿Qué riesgos suponen los sistemas desactualizados?

Desde nuestra unidad especializada en ciberseguridad, insistimos a nuestros clientes en la necesidad de contar con sistemas actualizados para reducir, de este modo, la brecha de seguridad y; por lo tanto, eliminar vulnerabilidades que se presentan como oportunidades únicas para los ciberdelincuentes. Es por ello por lo que actualizar nuestros sistemas, nos permite disfrutar de una serie de ventajas como:
  • Mejoras en nuestra protección: las versiones de sistemas actualizados ofrecen al usuario nuevas capacidades para la protección frente a posibles ataques que pongan en jaque a toda nuestra información.
  • Mejora en nuestro rendimiento: estar al día en lo que a sistemas se refiere, permite a nuestro equipo o dispositivo mejorar su funcionamiento, ganando rapidez, pero, sobre todo, una mejor gestión de los datos que a su vez contribuye a una mejor detección de ataques en la red.
  • Reducción de vulnerabilidades: Los ciber atacantes están en constante movimiento, y la búsqueda de vulnerabilidades es una de sus especialidades. En esta línea, los parches y actualizaciones de seguridad lanzados por los propios desarrolladores permiten corregir errores y reducir las posibilidades de acceso a los ciberdelincuentes.
En definitiva, una actualización a tiempo evita grandes pérdidas de dinero a largo plazo. Sin olvidar que siempre debemos recurrir a fuentes oficiales para evitar caer en las redes de los ciberdelincuentes y acabar transformando una garantía en un peligro.