La gran mayoría de empresas están viendo como el modelo de trabajo presencial, va dando paso al modelo remoto.  Un gran número de puestos de trabajo pueden desempeñar sus funciones  en remoto desde su hogar o desde cualquier parte del mundo siempre que dispongas de una conexión a internet, lo cual es una ventaja en mayúsculas, ya que ofrece una gran libertad y ahorra mucho tiempo en desplazamientos, pero plantea un problema importante para la seguridad de nuestra empresa.

Esta “nueva normalidad laboral” que ha llegado para quedarse, nos plantea la siguiente cuestión, ¿Cómo podemos hacer que cada usuario acceda a las aplicaciones desde cualquier lugar sin que suponga una amenaza para la seguridad de los datos? De este modo, evitaremos que queden expuestos a cualquier posible ciberataque.

 

 

Pues bien, para responder a esta pregunta, debemos recurrir a una de las soluciones más completas de Cisco hasta el momento,  SASE (Secure Access Service Edge).

SASE es una plataforma de arquitectura de red para dar soporte y seguridad tanto en entornos híbridos como remotos. Ofrece las funcionalidades de red y seguridad necesarias como servicios basados en la nube. Si se hace un adecuado uso de la solución , un modelo SASE eliminaría los dispositivos físicos del perímetro y las soluciones tradicionales. Todos los usuarios se conectan mediante SASE a la nube para acceder y utilizar los servicios web, las aplicaciones y los datos de forma segura con un entorno  avanzado acorde a todas las actuales políticas de seguridad a nivel internacional.

 

SASE implica la unión de tecnología de redes y seguridad ubicadas dentro de un mismo proveedor, algo que la mayoría de los expertos en ciberseguridad recomiendan, ya que cuanto más dispersa esté nuestra red, aplicaciones y datos en diferentes proveedores, más difícil será garantizar su seguridad y control.
CISCO dentro de su programa Secure X,  cuenta con CISCO Umbrella, SD-WAN de Meraki y Viptela. El acceso de Zero Trust de CISCO, reúne tecnologías de seguridad claves, consideradas fundamentales para cumplir los requisitos de SASE.

 

Igual que en años anteriores, este 2022 los ciberdelincuentes seguirán utilizando las aplicaciones en la nube que nuestros empleados usan a diario, como canal de acceso vulnerable para realizar los ataques, todo esto les deja expuestos en sus puestos híbridos, remotos o en red.

 

Adaptando nuestra empresa y siguiendo esta estrategia con seguridad en la nube, conseguiremos dar un acceso seguro dondequiera que residan los usuarios y aplicaciones de los que disponemos.

 

¿Está preparada tu empresa para defenderse?