A punto de llegar el estándar WiFi 6

La máxima autoridad normativa internacional para el ámbito inalámbrico, WiFi Alliance, ha fijado este mismo año 2019 para la siguiente versión del protocolo de conexión inalámbrica, WiFi 6. El nuevo estándar mejorará la velocidad máxima disponible y el rendimiento de las conexiones para incrementar la velocidad de las comunicaciones inalámbricas entre 4 y 10 veces. Y lo hará en los próximos meses.

Con WiFi 6, se ampliará el ancho de banda hasta permitir el streaming de vídeo en 8K o jugar a los mejores títulos online sin descargar nada, y su tecnología permitirá ahorrar más batería a los dispositivos conectados, ampliando su vida útil.

Los entornos WiFi actuales se encuentran muy saturados, por la gran cantidad de dispositivos y ordenadores conectados a la red al mismo tiempo, y la distribución de tráfico se ha vuelto un problema en muchas oficinas. Con WiFi 6, al tener muchas más vías de comunicación disponibles, se pueden conectar más aparatos a Internet, sin que se produzcan retrasos o cortes en las comunicaciones.

Pero, para poder disfrutar de esta mejora, hará falta que los operadores de telecomunicaciones proporcionen acceso a este incremento de velocidad, vía redes y centralitas de fibra. Además, como sucede con cada nuevo estándar WiFi, los dispositivos (routers, smartphones, portátiles y adaptadores de red para PC) deberán contar con la tecnología necesaria para emplear esta nueva red inalámbrica.

Cabe destacar que este nuevo protocolo no mejorará necesariamente los problemas de conectividad que provocan las estructuras que se interponen en el camino de las ondas, como la presencia de paredes, suelos o fuentes de microondas. Por ahora, para salvar estos escollos seguirán haciendo falta el uso de extensores WiFi o redes WiFi Mesh, más amplios.

Por otro lado, la WiFi Alliance ha decidido simplificar la nomenclatura de los protocolos, pasando de los farragosos nombres actuales (802.11g, 802.11n, 802.11ac…) a una escala numérica, comenzando con WiFi 6, para el nuevo estándar, y bajando con cada anterior protocolo. Así pretenden poner las cosas más fáciles a los usuarios, para que sean capaces de entender mejor las características de las diferentes tecnologías inalámbricas presentes y futuras.