La revolución digital de la mano de 5G

Este año es el año de 5G, una tecnología que no sólo responde a las nuevas necesidades de conectividad, sino que permitirá llevar a cabo el desarrollo de tecnologías disruptivas que, si bien ya están siendo implementadas, no terminan de mostrarnos todo su potencial.

La llegada del 5G, o red móvil de quinta generación, promete procesar un mayor número de datos y disminuir considerablemente la latencia, es decir, reducir el tiempo de respuesta de la red una vez que se le ha dado una instrucción. Además, se prevé que sea hasta 100 veces más rápida que los sistemas inalámbricos actuales.

Entre otras de sus ventajas, encontramos que se trata de una red más fiable, que permitirá que más usuarios se puedan conectar al simultáneamente desde lugares diferentes, por lo que, en definitiva, la cobertura ofrecida será mucho mayor y con gran capacidad. A todo esto, se suma que el 5G también mejorará la eficiencia energética de los dispositivos conectados.

Todos los beneficios que agrupa esta tecnología repercutirán positivamente en IoT, existiendo la posibilidad de dar prioridad a aquellos dispositivos críticos destinados a la seguridad y a la sanidad.

También será ideal para la reproducción de vídeos de altísima reproducción, 3D, y el despliegue óptimo de tecnologías como inteligencia artificial, realidad aumentada y virtual, que demandan de gran velocidad y ancho de banda para su correcto funcionamiento.

Las empresas experimentarán un impacto positivo, que tocará desde sus departamentos de estrategia, hasta el de marketing. También experimentarán un incremento en el teletrabajo en sus equipos de trabajo y, en relación con sus clientes, un mayor flujo de información sobre sus preferencias gracias al aumento de intercambio de datos.