Data Centers hiperescala: el reto de mejorar los sistemas de enfriamiento

Cada vez más empresas migran a la nube y esta tendencia se mantiene en el tiempo. La necesidad de seguir aumentando el almacenamiento pasa ahora por los denominados centros de datos hiperescala, que no son más que enormes infraestructuras Data Center, ubicadas en su mayoría en Estados Unidos y China. Grandes organizaciones de todo el mundo ya las emplean para gestionar sus instalaciones en múltiples países de todo el mundo. No obstante, su evolución debe sortear ciertos retos, siendo la energía quizás el principal.
 
Los sistemas de enfriamiento suelen emplear aire o agua, como medio refrigerante, aunque en ocasiones se combinan ambos elementos. En este aspecto, se están planteando nuevos enfoques que mejoren las condiciones de refrigeración, como la alta densidad, que es una buena opción en muchos casos.
 
En caso de que se elija un sistema de refrigeración por aire, conviene crear pasillos calientes naturales y otros fríos, según la disposición de los equipos dentro del CPD. Ambas zonas deben mantenerse separadas, procurando que no haya fugas. También puede hacerse uso de la convección natural, según la cual el aire frío baja y el caliente asciende.
 
En enfoques como el denominado “enfriamiento adiabático”, se disminuye el calor mediante un cambio en la presión del aire, causado por la expansión del volumen. De esta manera, se hace un uso eficiente del agua y la electricidad.
 
Si, en cambio, se opta por la refrigeración líquida, se puede contar con puertas y estantes refrigerados y enfriados por pulverización directa. La elección de una opción u otra depende de factores propios de cada Data Center, tales como la frecuencia de los cambios y las reparaciones difíciles (y cuánto tiempo tardan), la cantidad de personal cualificado disponible, el nivel deseado de eficiencia energética, entre otros.
 
Los sistemas de refrigeración del CPD están en constante evolución. De ellos dependen tanto el gasto de recursos como gran parte de los costes operativos, por lo que los Data Centers, en particular los hiperescala, prestan una gran ayuda, especialmente los que aprovechan las energías renovables.