¿Cómo combaten el calor los Data Centers?

Los rigores del verano también afectan a los data centers que deben hacer frente a las altas temperaturas propias del tiempo y a las condiciones habituales de refrigeración. Los sistemas instalados de refrigeración en un centro de datos no se pueden parar nunca y su correcto funcionamiento resulta fundamental para evitar caídas de los servidores.

Para las grandes corporaciones globales, tipo Google, Facebook, Amazon o Microsoft, que manejan ingentes cantidades de información y cuentan con varios centros de datos repartidos por todo el mundo, estas inclemencias del tiempo pueden acarrear un fuerte incremento de la factura eléctrica. Por eso, se buscan soluciones innovadoras para reducirla.

Por ejemplo, Facebook ha alojado su primer centro de datos fuera de Estados Unidos, en The Node Pole. Se trata de un hub de alta tecnología al norte de Suecia, cerca del círculo polar ártico. La compañía fundada por Mark Zuckerberg se instaló allí buscando el frío, con una temperatura media en invierno en torno a 20 ºC.

Google también ha apostado por latitudes septentrionales para dar respuesta a los retos de la refrigeración. En 2009 adquirió las instalaciones de una empresa papelera finlandesa y las convirtió en un centro de datos. En este caso, la compañía de Mountain View se sirve del agua fría del mar que baña la bahía de Hamina para refrigerar sus centros y abaratar costes.

Por su lado, Microsoft ha puesto sus ojos en el mar, pero con una idea mucho más rompedora: emplazándolos bajo el agua. Llamada Proyecto Natick, esta iniciativa estudia las posibilidades y dificultades que supondría instalar datacenters submarinos.

Las primeras pruebas se han realizado cerca de la costa, conectándolos a la red eléctrica existente. Pero al emplazarse en el mar, estos CPDs también podrían ser impulsados por energía mareomotriz, aprovechando el mar como fuente renovable.
Otra forma de aprovechar las condiciones de la naturaleza para reducir la factura eléctrica es la utilización del viento. El Clone Data Cener de Facebook, que se sirve de la producción de energía eólica, gracias a las fuertes rachas de viento que se registran en la zona de Irlanda donde se ubica.
Aunque las grandes ideas que están poniendo en marcha los gigantes tecnológicos son muy apreciables, los centros de datos de todo el mundo necesitan soluciones más accesibles y convencionales para combatir el calor de los meses de verano.

De este modo, en el mercado hay equipos que garantizan su funcionamiento por encima de los 50 ºC  de temperatura exterior, aunque están limitados en su tamaño para adaptarse a las salas de datos y las ubicaciones donde se alojan estos recursos tan especialmente sensibles a las condiciones térmicas, los racks.